NOVEDADES

Chopard L.U.C 1937 Classic

En 2010, con motivo del 150 aniversario de Chopard, la Manufactura presentó, en una edición limitada, el modelo L.U.C 1937, un homenaje mecánico al patrimonio relojero de la Casa. Hoy, Chopard presenta una versión de este reloj, anclado en la tradición de los relojes clásicos y atemporales, de aero con esfera en “argenté satiné”. En su seno late el extraordinario calibre de manufactura L.U.C 01.01-L (L.U.C 1.010).
La historia de la casa Chopard, fundada en 1860, ha estado marcada por muchos momentos decisivos. El año 1937 supone una de esas etapas bisagra. Esa es la fecha en la que Paul-André Chopard, nieto del fundador, decide abandonar el Jura, cuna del taller de Louis-Ulysse Chopard, para establecer la marca en Ginebra. Es en este cantón suizo donde Chopard alcanzará posteriormente el éxito que todos conocemos. Para rendir homenaje a aquel momento tan importante de su historia, la Manufactura de Chopard presentó, en 2010, por primera vez y con motivo de su 150 aniversario, el modelo L.U.C 1937 Twist que, a través de sus líneas sobrias y puras, revelaba una de las facetas del patrimonio relojero de la Casa. Desde entonces se han presentado nuevas versiones en acero, con corona a las 3h, y bajo la denominación de  « Classic ».

Un reloj de elegancia atemporal 
Hoy, el modelo L.U.C 1937 Classic vuelve en una nueva versión en acero con correa de oro, de cocodrilo o de acero, esfera en argenté satiné soleil y agujas  Dauphines personalizadas para la colección L.U.C. Su caja de acero  42 mm de diámetro, sutilmente rediseñada y afinada, presenta el perfil y los detalles característicos de la colección. Su corona, atornillada a las 3h, garantiza un reloj sumergible hasta 100 metros. 

El calibre L.U.C 01.01-L (L.U.C 1.010): precisión y rendimiento 
Este modelo L.U.C 1937 Classic late al ritmo del calibre de manufactura L.U.C 01.01-L (L.U.C 1.010) y de sus 28'800 alternancias/hora. Movimiento mecánico automático, certificado cronómetro COSC, está dotado de una reserva de marcha de 60 horas. Su fabricación, que garantiza una perfecta fiabilidad, propone las funciones de horas, minutos, segundero central y fecha en ventana a las 6h. Dispone además de la función stop-segundos para una puesta en marcha cómoda y precisa. Preciso y con buenas prestaciones, este calibre representa un hito importante en la historia de los movimientos L.U.C, puesto que su concepto permite aumentar su volumen de producción y, de este modo, la independencia de Chopard.

La relojería manufacturada de Chopard
Chopard es una empresa familiar con una filosofía de independencia muy marcada. Todas las etapas de fabricación de los relojes L.U.C se llevan a cabo internamente,  en las sedes de producción del grupo de Meyrin y Fleurier. Concepción del movimiento, diseño del producto acabado, fundición del oro, estampación y fabricación de las cajas, de los componentes de los movimientos y de las correas de metal, decoraciones tradicionales realizadas a mano, tratamiento de superficies, pulido, ensamblaje, reglaje y control de calidad, son todas las operaciones de fabricación relojera que Chopard realiza en la casa y por las que todos los relojes L.U.C han de pasar. 
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
ACEPTAR Más información